Diferencias entre el Inglés Británico y el Americano

Si has visto en alguna vez una serie en inglés, seguramente habrás notado que hay claras diferencias entre el inglés británico y el inglés americano. Y es que, pese a que son el mismo idioma, ¡en ocasiones da la sensación de que hablamos de idiomas totalmente diferentes! Sí, comparten una base lingüística común, pero cuentan con diferencias a nivel de vocabulario, ortografía, gramática y, sobre todo, pronunciación. Esto se debe, especialmente, a la evolución histórica que han tenido ambos idiomas, así como la influencia de otras lenguas y las particularidades geográficas. Hoy te vamos a contar cuáles son las diferencias principales entre ambos, y qué debes tener en cuenta para diferenciarlos bien.

estantería con una caja con la bandera británica y otra con la bandera americana

Un breve acercamiento histórico

Por hacer una breve introducción a nivel histórico, debes saber que el inglés llegó a Estados Unidos a través de los propios británicos, allá por los siglos XVI y XVII. Pero, claro, estamos hablando de un momento histórico en el que Reino Unido aún no había normalizado su lengua. Se crearon unos primeros diccionarios, muy rudimentarios, pero que no tardaron en diferenciarse entre inglés UK e inglés US. Esto se debe, principalmente, a que los académicos que se encargaron de esta labor eran diferentes en cada uno de los países, y cada uno contaba con particularidades propias.

Las diferencias radican, sobre todo, en tres campos:

  1. La pronunciación, el más claro y evidente de todos ellos. Y el que provoca mayores disputas entre inglés UK vs inglés US, como seguramente habrás podido ver en alguna ocasión. No es extraño ver en películas estadounidenses referencias al acento inglés, tanto ridiculizándolo a modo de broma como valorándolo, e incluso situándolo como más elitista.
  2. También hay diferencias en el vocabulario, puesto que hay verbos compuestos que cambian entre Estados Unidos y Reino Unido.
  3. Y, por último, hay diferencias también a nivel de ortografía y gramática. Quizá estas sean menos evidentes, pero siguen estando ahí.

Si tienes dudas a la hora de escoger una modalidad de inglés u otra, debes saber que con cualquiera de las dos te entenderán a nivel internacional. La clave es la coherencia, y no mezclar conceptos de ambas.

Pronunciación

Vamos a comenzar con el punto más palpable y, como hemos señalado, el más polémico cuando se habla de inglés US versus inglés UK: la pronunciación. La diferencia más grande es la pronunciación de la letra “r” en palabras como coche, por ejemplo. Mientras que los estadounidenses la pronuncian con fuerza, en el caso de los británicos es mucho menos prominente.

Es algo que viene de antaño, puesto que los primeros colonos que llegaron a América pronunciaban de una manera denominada rótica, donde la “r” cobra protagonismo. Pero aquellas personas que vivían en Reino Unido, y que eran consideradas de clase alta, querían distanciarse de lo que ellos consideraban la masa, y usaban esta “r” suave para hacerlo. Es habitual que, a nivel lingüístico, se tienda a imitar a la conocida como élite, puesto que se considera que su pronunciación es la ideal. Y, poco a poco, los británicos fueron copiando esa “r” suave. Mas esta no llegó a Estados Unidos, marcando así la primera diferencia.

No es la única, pero sí es la más importante. Otra que se puede notar es la pronunciación de la “a” en algunas palabras, puesto que en Estados Unidos es más cerrada, más parecida a una æ.

Vocabulario

Como sucede también con el español de España y el que se habla en las distintas zonas de Latinoamérica, el inglés UK y el inglés US tienen diferencias a nivel de vocabulario. Y es que cada uno de ellos ha ido creando diferentes palabras a lo largo de los años, así como expresiones específicas. Vamos a ver algunos ejemplos, para que puedas captarlo mejor:

EspañolInglés UKInglés US
CamiónLorryTruck
ApartamentoFlatApartment
GalletaBiscuitCookie
PantalonesTrousersPants
UniversidadUniversityCollege
VacacionesHolidayVacation
SudaderaJumperSweater
RefrescoFizzy DrinkSoda
DeportivasTrainersSneakers
TiendaShopStore
FútbolFootballSoccer

Ortografía

Otra área donde difieren el inglés británico y el inglés americano es en la ortografía de algunas palabras. Vamos a mostrar unos cuantos ejemplos, puesto que puede que quizá no te hayas fijado nunca en algunos de ellos:

Inglés UKInglés US
AnaemiaAnemia
DiarrhoeaDiarrhea
BurntBurned
DefenceDefense
CancelledCanceled
OrganiseOrganice
EnrolEnroll
ColourColor
BehaviourBehavior
MetreMeter

Básicamente, podemos hablar de las siguientes diferencias, en las que el primer caso es el británico y el segundo el americano:

  • Cuando hay una -oe-/-ae-, esta tiende a cambiarse por -e-.
  • En el caso de una palabra que finaliza en -t, esta suele cambiarse por -ed.
  • Cuando hay una palabra que termina en -ence, en Estados Unidos se cambia por -ense.
  • En palabras que contienen -ell-, se pierde una de las “l”.
  • Las palabras que terminan en -ise, suelen cambiarse por -ize.
  • Cuando vemos una conjunción de -ou, esta suele perderse y queda solo la -o.

Gramática

Por último, hemos de hablar de esas diferencias a nivel gramatical entre el inglés de US y el de UK. Son menores que las que hemos visto hasta ahora, pero también hay que tenerlas en cuenta.

Una de las más importantes es que, en el inglés US, los sustantivos colectivos son entendidos como singular. No obstante, en Reino Unido depende del contexto, puesto que puede entenderse tanto como singular como plural. Aunque, eso sí, suelen usarse casi siempre en plural.

Además, el inglés de Reino Unido tiende a ser algo más formal. Se usan verbos como “shall”, en lugar de “will” o “should”, que son más comunes en Estados Unidos.

Es innegable que hay diferencias entre ambos idiomas, pese a compartir una misma base lingüística. Mas es fácil entenderse, ya se hable uno o el otro, y prueba de ello es que estadounidenses y británicos se pueden comprender sin problema. Aunque, eso sí, pueden tener lugar ciertas situaciones que generen un malentendido. De ahí que sea importante conocer las diferencias en todo momento.